Hoy les voy a contar un poquito de como comenzó Tartarella. Como ustedes saben, yo elegí estudiar la carrera de arquitectura. Después de 7 largos años y con mucho esfuerzo logré por fin concluir esa etapa de mi vida. Tuve la gran fortuna de poder laborar y estudiar al mismo tiempo (era muy difícil pero al mismo tiempo aprendía muchísimo), antes de graduarme de la universidad yo contaba con un excelente puesto de trabajo en el país vecino. De pronto un día, pasamos de tener muchísimo trabajo a no tener nada. La compañía se vió en la necesidad de prescindir de mis servicios. Fue entonces donde comencé a buscar alguna actividad que me llamara la atención, algo en que invertir mi tiempo, puesto que no soy muy buena en quedarme quieta.

Muchos meses pasaron y yo seguía en la búsqueda. Me la pasaba leyendo blogs de comida ya que es siempre me ha gustado la cocina. En uno de los blogs, veía un icono que se llama "Bakerella", sin embargo, no me atrevía a darle click. Cuando digo que no me atrevía es por que de cierto modo presentía que algo más grande que yo estaba del otro lado. En aquellos entonces mi trabajo consistía en enviar y recibir paquetes, entenderán que yo tenía muchísimo tiempo libre. Ese día ya había leído cantidad de blogs, revisado mi correo, mi Facebook y no era ni medio día. Decidí dar ese click que tanto había pospuesto. Quedé maravillada con lo que estaba viendo, las horas no pasaban suficientemente rápido para llegar a casa e intentar esa receta de cakepops. 

Por fin llegué a casa con todo lo necesario para intentar la receta. No se vayan a reír pero estas fueron mis primeras paletas de pastel. La calidad y composición de la imagen es muy pobre, así que les pido una disculpa por eso.

Mis primeras cakepops (04 de Agosto del 2010)

Mr. Tartarello las vió y dijo: "No te quedaron tan mal y están buenísimas". En ese momento me frustré y lloré por que soy una perfeccionista y sabía que no me habían quedado como a la persona que me inspiró a aventurarme en esta hazaña. Pero por otro lado, sabía que las podía mejorar y que a esto quería dedicarme el resto de mi existencia. Al siguiente día renuncié a mi trabajo de paquetería, fui con mi amiga la diseñadora gráfica a que me hiciera un logo, el nombre sin duda alguna era Tartarella (más o menos como Cinderella) y ¡Listo! 

Gracias a esa crisis laboral, gracias a Bakerella, gracias a ese trabajo de paquetería ahora me encuentro haciendo lo que más me gusta. Y como recordar es volver a vivir, aquí les dejo una imagen del día que conocía a mi inspiración.

El día que conocí a "Bakerella"


Comment