Todos los objetos tienen un valor no solo económico sino hay algunos que tienen un valor sentimental. Menciono el valor sentimental por que ésta receta lo tiene para mí. Cuando comencé este sueño de hornear para vivir, esta receta fue una de las primeras que hice junto con unos brownies de menta con ganache y unos whoopie pies de tiramisú. En ese entonces, fui con la diseñadora gráfica, le mostré estos postres y me dijo que el producto tenía buena presentación sin embargo, mis tomas fotográficas eran fatales. Francamente, yo no se de donde saqué el valor para lanzarme al estrellato de la repostería sin saber nada. Saber nada nunca fue un obstáculo para mi, algo me decía que iba a funcionar y nunca lo cuestioné. Ahora, 6 años después, para bien o para mal me llegan todas esas dudas que nunca tuve cuando comencé.

Cuando la duda y la inseguridad me atacan veo fotos de mi trabajo, veo que gracias a Dios las tomas de mi fotografía han mejorado, que la presentación del producto ha mejorado; pero aún así, se que indudablemente siempre pueden estar y ser mejor. Estas son las primeras imágenes que tengo de esta tan apreciada receta: Cuadritos de crema de limón.

Cuadritos de crema de limón, el adorno de la crema y la cáscara de limón fue aportación mia. Foto tomada con mi celular, dispensen la mala calidad.

Cuadritos de crema de limón, el adorno de la crema y la cáscara de limón fue aportación mia. Foto tomada con mi celular, dispensen la mala calidad.

Su nombre en inglés es "Creamy lemon crumb squares", la receta original es de la abuela del esposo de una de mis personas y cocineras favoritas: "Ree Drummond", también conocida como "The pioner woman" y pueden (y deben) visitar su página en www.thepionerwoman.com

 La vida da muchas vueltas y en esta vuelta, después de 6 años de haber hecho esta receta por primera, me encuentro de nuevo en la televisión local compartiéndola con todos ustedes.

INGREDIENTES

1 1/3 tz. de harina blanca

1/2 c. de sal

1 c. de polvo para hornear

1/2 tz. de mantequilla ligeramente pomada.

1 tz. de azúcar morena

1 tz. de hojuelas de avena

1 1/2 tz. de leche condensada

1/2 tz. de jugo de limón amarillo

la ralladura de un limón amarillo

PROCEDIMIENTO

Precalentar el horno a 350 F (176 C). Enharinar un recipiente de 8" x 11" con mantequilla y harina.

Este molde es de 8" x 8", la medida puede variar ligeramente.

Combinar la mantequilla y el azúcar morena hasta obtener una mezcla homogénea.

Mezcla de azúcar morena y mantequilla ligeramente pomada.

Cernir la harina, la sal y el polvo para hornear en un recipiente aparte. Agregar la avena y la harina a la mezcla de mantequilla y azúcar integrando todo con la yema de los dedos hasta obtener migajas medianas. 

Mezcla seca: harina, sal, polvo para hornear, avena, azúcar morena y mantequilla.

Vertir la mitad de esta mezcla seca al molde previamente enharinado, presionando contra el mismo hasta obtener una capa bastante compacta.

Presionar la mezcla seca contra el molde para compactarla

Mezclar aparte la leche condensada, el jugo de limón y la ralladura de un limón. Colocar la mezcla líquida sobre la mezcla compactada y distribuir uniformemente.

Espolvorear el resto de la mezcla seca sobre la mezcla líquida sin presionar y cubriendo toda su superficie.

IMG_0698.JPG

Hornear de 20 a 25 minutos o hasta que la mezcla seca obtenga un color café dorado.

Sacar del horno y dejar enfriar durante 30 minutos. Sin desmoldar, cortar en cuadritos del tamaño de su preferencia y refrigerar un par de horas. Este postre se sirve frío y con un café negro. Les recomiendo que utilicen un recipiente de vidrio ya que si usan uno de teflón, al cortar los cuadritos lo pueden dañar o bien desprender el material.

¡Se va a acabar pronto!

Hagan la receta, ¡les va a encantar!





Comment